Home / Bordonazo NEW  / El flamenco lo soporta todo

El flamenco lo soporta todo

La evolución del cante tiene que venir desde dentro, de los propios artistas de verdad. Algunos llaman “evolución” a fusionar con un gaitero, pero no es eso. Que no nos engañen premiando como flamencos a copleros o cantantes, porque hay intereses económicos en eso.

Si los propios artistas no defienden el flamenco, estamos perdidos. Lo digo porque me parece un despropósito que los profesionales se presten a la indignidad de unos conocidos premios concedidos a la Niña Pastori como Mejor Artista de Flamenco y a Miguel Poveda como Mejor Álbum Flamenco, por Diverso. Apaga y vámonos. Podría citar a los nominados, pero no merece la pena. Me parece una procacidad el peloteo de algunos artistas a Poveda calificándolo de “gran maestro” o “gran artista”, porque los llaman para algún bolo de telonero o invitado. Lamentable también la actitud de algún sector de la crítica flamenca entregado al engendro musical que se está vendiendo como flamenco.

 

Si el mejor álbum de flamenco es, para estos premios, el último disco del cantaor catalán, esto está mucho peor de lo que creía. Poveda ya no podría hacer un buen disco de cante jondo de verdad ni llevándole dos velas al Gran Poder a la Parroquia de San Lorenzo. Busca el dinero en otras cosas y no hay nada criticable en eso, porque es dueño de su vida y su carrera. Pero que no diga que Diverso es un disco de cante flamenco. Ni él ni sus voceros. Maka, Sakira Martínez, Paco Candela… Pero, ¿qué es esto? La culpa no es de la organización de los premios o de los medios que compran el invento. Es de los artistas flamencos que se prestan a la indignidad o la farsa. A ver si un día sale uno de estos premiados diciendo que no quiere el galardón porque el flamenco merece un respeto.

 

 

«A ver si un día sale uno de estos premiados diciendo que no quiere el galardón porque el flamenco merece un respeto. No saldrá ninguno, porque en realidad no aman el cante jondo»

 

 

No saldrá ninguno, porque en realidad no aman el cante jondo, lo utilizan para ganar dinero y en cuanto pueden le dan la patada o la puñalada trapera, porque ellos mismos se acaban avergonzando del cante, los festivales de los pueblos y las peñas de los barrios. José Mercé nos llama “flamencólicos” a los críticos. No es ni siquiera original, porque lo copió de Enrique Morente. Ha hablado en una reciente entrevista de “evolución” y “riesgo”, en referencia a su carrera. ¿Qué ha arriesgado el artista jerezano? ¿Dentro de medio siglo se hablará de su “evolución”, como hoy hablamos de las de Silverio, Chacón, Marchena, Pastora Pavón, Caracol, Mairena o Camarón? Ni siquiera de su famosa antología…

 

Si no denunciamos estos despropósitos contra el flamenco y seguimos contribuyendo al caos, de este arte no quedarán ni los cascotes. Entiendo que tenga su importancia que el flamenco sea tenido en cuenta en premios nacionales e internacionales de cierta importancia. Pero si vamos aceptando por flamenco lo que desde estos premios nos imponen, estamos apañados. La evolución del cante tiene que venir desde dentro, de los propios artistas de verdad. Algunos llaman “evolución” a fusionar con un gaitero, pero no es eso. Que no nos engañen premiando como flamencos a copleros o cantantes, porque hay intereses económicos en eso.

 

 

Comparte este artículo

Arahal, Sevilla, 1958. Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

1 COMMENT
  • giplasan 17 marzo, 2022

    No puedo estar más de acuerdo con usted.
    Así es la situación para muchos aficionados al cante, a lo jondo.
    Esto es «lo que observamos…».
    Gracias.

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X