Home / Crónicas  / Nace un festival flamenco con “esencia de mujer”

Nace un festival flamenco con “esencia de mujer”

Dos años de trabajo y mucha ilusión. Esta breve receta es la que ha dado lugar al I Festival de Mujeres Flamencas 'La Roezna' en Alcalá de Guadaíra.

Texto: Carmen Arjona

 

Dos años de trabajo y mucha ilusión. Esta breve receta es la que ha dado lugar al I Festival de Mujeres Flamencas ‘La Roezna’, una iniciativa de las mujeres de Alcalá de Guadaíra que han decidido contar en voz alta lo que tienen que decir sobre el flamenco en esa bella localidad de los Alcores. Es preciso nombrar a dos asociaciones cómplices en todo esto, la Asociación de Voluntarios del Castillo de Alcalá de Guadaíra y la Asociación de Mujeres de Alcalá.

En la puerta se agolpa un variado grupo de personas con cara de ilusión. El teatro Gutiérrez de Alba, el clásico escenario alcalareño, acoge la cita. Se espera lleno completo y eso anima a la organización. Son gentes que han vivido con la constante presencia del flamenco por eso creen que Alcalá aún no lo ha dicho todo.

Un mensaje contundente resuena en la boca de la presentadora –Ana Corripio–: “Esto no es un festival sólo para mujeres”, es para todas las personas sin excepción, hombres y mujeres en el público, hombres y mujeres en el escenario, compartiendo la vida en igualdad. Porque eso es el feminismo, aún necesitado de tener que explicarlo.

Abre el acto un documental que se ha elaborado en honor de Dolores Tinoco Fernández La Roezna. Una recreación donde las callejas del barrio San Miguel coronan un sencillo escenario prácticamente exento de decoración. Solo el cartel y una guitarra descansan en una esquina.

Con este prólogo comienzan las actuaciones con la novel Yaisa Trigo, que inaugura con el baile de la caña que brota de la garganta de Saray de Alcalá, y el acompañamiento a la guitarra de Joaquín Barrera. Hay consciencia y hay responsabilidad en el pequeño cuerpo de esta niña que apunta anhelo de llegar a lo más alto.

La presentadora nos recuerda cuando los gitanos de Triana paseaban por San Miguel, tiempos de los Frascos, de los Fernández, del Gordo y de la Paula, para dar paso, de nuevo, al cante alante, de Saray. La soleá de Alcalá vibra en su voz gitana, como es gitano el viento en el castillo, el de San Miguel. A la manera de Joaquín el de la Paula, de Manolito de María, un recuerdo a la Roezna: “Quisiera verte y no hablarte…”. Sin distingos, la tradición vivida en su casa. Seguiriyas y bulerías en su repertorio. Las mujeres lucen matitas de romero en el pelo. El mismo romero donde escondía la llave.

Es el momento de agradecer a las representantes de la iniciativa, Soraya Rodríguez y Patrocinio Segura, que no se hayan rendido ante los contratiempos de un evento que ha costado un esfuerzo importante, así como al Ayuntamiento por apoyar la apuesta, con la presencia de su alcaldesa Ana Isabel Jiménez.  Sólo pretenden “llevar por bandera la integridad de hombres y mujeres hacia la cultura”. La bailaora Eli Jara completa el momento con su presencia en el escenario.

Entra el baile enérgico de las hermanas Villaú. El zapateado interminable de la soleá que ejecuta Mar Villaú pone en pie al público, mientras Paqui Villaú demuestra una magnífica escuela sevillana en su baile por alegrías. Al cante Macarena Jurado, acompañada de guitarra, flauta y percusión y compás de palmas.

Y llega el momento del toque solista en la figura de María José Domínguez, mujer guitarrista que puede presumir de ser la primera persona licenciada en guitarra flamenca. Sorprende y gusta tanto su magnífica media granaína perfumada con detalles del Niño Ricardo como gratifica y se agradece su extrema humildad, esa esencia de humanidad que la envuelve siempre. Su música pone en pie al respetable que aplaude efusivo ante la grandeza de su toque.

Bulerías por soleá y tientos tangos que Rosi la Divi dedica a las mujeres. ¡Ole, Divi!, suena en el patio de butacas. Y escuchamos su cante al siete por medio, potente, seguro, dominando el compás.  Por eso su sonantera Maria José Domínguez tiene que cambiar de guitarra para acompañar en su justa nota lo que exige la cantaora.

Última recta de un festival ágil, a pesar de la multitud de artistas, pues pisan las tablas más artistas de las que configuran el cartel anunciador. Broche de oro en el baile con la colaboración especial de Teresa Vázquez la Debla, por seguiriya. Al cante Natalia Marín y Juan de Mairena, mano a mano sobre las notas maestras de Antonio Gámez. Flauta y saxo completan la instrumentación. Suena la nana del caballo grande para que la Debla nos muestre toda su sensualidad y el vuelo de sus manos.

Y nos despiden Natalia Marín y Antonio Gámez con un homenaje a Lole Montoya y unos tangos que nos dejan un gusto alegre en el alma.

Se ha decidido que el festival esté encuadrado en las proximidades de octubre como los otros dos ya tradicionales de la localidad, uno en homenaje a Joaquín el de la Paula, el otro a Manolito de María. Al mismo compás pero con esencia de mujer. Le deseamos que sean muchos años.

 

Ficha técnica:

Cante: Saray del Alcalá, Natalia Marín, Macarena Jurado, Juan de Mairena.
Guitarras: María José Domínguez (solista), Antonio Gámez, Joaquín Barrera, David Villaú.
Baile: Yaiza Trigo, Mar y Paqui Villaú, Colaboración especial: Teresa Vázquez “La Debla”
Palmas: Alicia García, Alba Suárez, María Villaú, Jesús Borrego, Lorena Terán.
Percusión: Jesús Pozo
Flauta y saxofón: Juan Carlos Passas

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X